Espaciados por Amor – 2. El Premio de Ravcor

¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡BUENASSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS!!!!!!!!!!
 
Ya siento los chisporroteos de la leña en las chimeneas, el olor a castañas asadas inunda las calles y la buena leche le ha llegado a todo el mundo.

 

Llegamos a esa época del año, en la que la gente te sonríe y te besa y te desea lo mejor, aunque hiciera dos días que quería matarte, que te había maldecido o te había puesto a parir con la vecina. 
 
¡¡Porque esto se llama Navidad!!
 
Si, Navidad, la natividad del señor. Es esa época del año, en la que me siento empalagado y no precisamente por los dulces…
La gente te abraza y te sonríe como si fueses su amigo de toda la vida, se olvidan las rencillas aunque sean por dos semanas y todo parece genial. Es un tiempo chupiguay del paraguay, sí, la palabra es horrenda, pero todavía se usa…………………………………………………
Llevo tres días plantando pascueros por los jardines de mi zona y han quedado algunas imágenes muy bonitas, aunque no se vean los detalles perfectos, porque el ángulo debería haber sido desde arriba;
Un caracol

Una estrella fugaz

El Ying y el Yang

Un corazón

Ya os pondré la figura que hoy hemos hecho, es que no me ha dado tiempo a fotografiarla………………
 
Hoy he estado en el barrio donde me crie y al pasar por la que fue mi casa me he acordado de un montón de anécdotas que viví en ella, ya que fueron 19 años….
Cuando vivía en ella tuve a mi primer novio, eso sí, nadie lo sabía, porque él no estaba precisamente fuera del armario. Le apodaban lombardi, más que nada porque su padre procedía de un pequeño pueblo del norte de Milán.
 
Mi amiga Minerva, la chica argentina de la que os hablé en un relato, estaba saliendo con Paco, un chico de una barriada de la capital que se llama el Puche. Para que os hagáis una idea, el Puche, es como el peor barrio de vuestras ciudades. Se roba, se hace contrabando y todas esas actividades delictivas….
 
Una de aquellas veces que mis padres habían salido de fin de semana largo, como este superpuente que tenemos en España, que hasta el miércoles no trabajamos, pues Minerva decidió traerse a casa a unos amigos para hacer una fiesta, pero es que esos amigos, trajeron a otros amigos.
 
Lo primero que dijo mi madre cuando salía por la puerta de entrada; -¡Nada de fiestas!.
 
Al principio cuando llegaron Minerva con Paco y los amigos del instituto, pues no me importó, porque no era la primera vez que hacíamos reuniones de esas, pero cuando más tarden llegaron otras personas a las que no conocía, con esa apariencia que si los ves por la calle te cambias de acera, y no me refiero a haceros gays o heteros, imaginaros mis alarmas interiores.
 
Paco, me dijo señalando a uno de ellos, -cuidado con ese. El lombardi no es de fiar.
 
El chico, parecía el más macarra del colegio, la única diferencia es que este no iba al cole. No le quité la vista de encima, a parte que estaba resultón, había que añadir me daba miedo por la trastada que pudiera hacer. Cuando lo vi subir a la parte de arriba, fui tras él, en plan detective.
 
Iba abriendo puertas y cerrando por el largo pasillo hasta que se metió en el dormitorio de mis padres. Y pensé, este iba directo a robar, pero ¿quién me podría culpar con esas pintas?
 
Al entrar al cuarto, lo pillé con el joyero de mi madre entre sus manos, imaginad la escena, yo en la puerta de entrada, él junto a la cómoda y ni si quiera se inmutó cuando me vio que lo pillé. Sólo me sonrió, con una de sus manos estiró la cinturilla de su pantalón deportivo y acto seguido se vació aquel contenido allí dentro.
 
-Si lo quieres cógelo…………. -me dijo aun con la cinturilla estirada y una sonrisa picarona en sus labios.
Fue un momento de tierra trágame. Probablemente si hubieran sido un par de piezas de las que mi madre tenía allí, le hubiera dicho que se largara con ellas, pero no con todo el joyero, ni si quiera aunque solo fuera el segundo joyero, como lo llamaba mi madre.
 
Me remangué la manga hasta medio antebrazo y me moví nervioso.
 
Le dije que tenía que meter la mano y el me dijo riéndose de mí, -hombre, a no ser que tengas un buen imán, esto no sale solo.
 
Pues sí, metí la mano en aquellos calzoncillos y saqué todas las piezas, la cadena de oro con la fotillo de mis abuelos en dos corazones entrelazados, el anillo de pedida de mi madre, una pulsera de perlas blancas y así una a una, hasta que recuperé todo el joyero y allí no me cogía la mano.
 
Si en el proceso no me había ruborizado, imaginadme cuando me dijo que Paco les había sentenciado, que se comportaran, que el dueño de la casa era mariquita pero un tío guay y entonces, me disparó, -¿y si aprovechamos y me pajeas?
 
Abajo porque la música estaba a todo volumen, pero yo creo que si no escucharon mis gritos de insulto fue por un puro milagro. Yo siempre he tenido buenos pulmones.
El chico cerró la puerta del dormitorio y me hizo que bajara al voz y al final me dijo que nadie sabía que le gustaban los tíos y no se porqué demonios me puse en su lugar. Bueno, si lo sé, el lombardi, tenía un buen pezado de ….
 
Así que a partir de ahí, comencé a encontrármelo en el instituto, él llegaba con Paco y su gente, si salíamos de fiesta con la clase, él llegaba con el grupo y así comenzamos una pequeña amistad y poco después, lo mejor de una relación, SEXO a montones.
 
Desde el primer momento que se enteró mi madre, que ya llevábamos algún tiempo saliendo en el más absoluto silencio, me castigó. Cuando un día de aquellos que ellos discutieron, porque tengo que decir que una vez que Alberto, ya había salido delante de todo el mundo y yo seguía castigado, él se volvió mas descarado, le dijo a mi madre que recuerdo que me dieron unas ganas locas de darle un bocado en la yugular para que se callara de una vez; -es que se piensa, -le hablaba de usted-, que la vaya  de la casa va a detenerme de saltar el muro y follarme a su hijo…………….
 
¿Cómo reacciona una madre a ese comentario? Pues la mía aumentó la altura de la vaya y a otro día estaba instalada una bonita alarma en todo el recinto.
 
Y como esa, 15.000 anécdotas más y aunque en su momento me alarmaban aquellas maneras, hoy me aparecen hasta divertidas. Y después de contaros, un poquito, solo quiero decir que paséis un buen fin de semana y a todos los que vivimos en la Península y las islas, que paséis un genial puente de la Inmaculada Concepción y la Constitución Española, y al resto que tengáis un puente largo disfrutádlo. Nos vemos prontito y tened cuidado con los viajes. Yo este fin de semana, me voy de reunión con amigos.
Este es parte de mi equipaje, así que no quiero pensar en lo que me espera, es que va mi perdición particular….

 

 

Y como estamos en Navidad, y todo se magnifica, os diré que, no os despeinéis, simplemente, disfrutad de la vida como si fuera el último día, porque hoy estamos aquí, pero mañana, ¿?¿?¿?¿?¿?¿?


Agradecemos a las niñas por tan buen trabajo, denle lo que se merecen, arrumacos y besitos a Veronica, MaryC, Clau y Yanni. Niñas sois la caña de este blog.

Muchos besos y nos vemos…..

Sinopsis
El
mundo de Cory Spencer se convirtió en una pesadilla, cuando fue secuestrado por
un extraterrestre que tenía la intención de venderlo al mejor postor. Vendido
como premio para al ganador de un combate de jaula, está sorprendido al
descubrir que el hombre que lo ganó es su compañero.
 
Ravcor
rastreó a su compañero a través de la inmensidad del espacio, sólo para
descubrir que había sido vendido como esclavo, en un planeta sin ley, a las
afueras del universo conocido. Secuestrado y obligado a luchar en combates de
jaula ilegales, descubre que tiene algo por qué luchar cuando Cory es ofrecido
como premio.
 
Pero
ganar una serie de combates de jaula suena más fácil de lo que es, sobre todo,
cuando los responsables tienen la intención de separarlos. Rav debe luchar, no
sólo contra los hombres que los retienen sino también contra una conspiración
que podría alcanzar los más altos niveles de gobierno, los que parecen conocer
todos sus movimientos.

 






 
 

 

 


 

One comment

Deja un comentario