¡Y NI UN@ MÁS!

¡¡Hola mis BLUEDREAMERS!!

¡Qué rápido ha pasado la semana! Yo aún ni me he recuperado, pero, ¡qué le vamos a hacer!

Hoy me toca ser el pringadillo del grupo, y no, no os voy a contar la rabieta de curso, ni la birria del iphone o que no encuentro el libro de instrucciones del dichoso aparato. Hoy voy a ir un paso más allá de la seriedad.

Hoy es 25 de Noviembre

 

Probablemente no sepáis quién son, pero os lo explicaré. Desde 1981, Latinoamérica conmemora cada 25 de noviembre el día contra la violencia de género. Los movimientos feministas de la región, con una de las tasas más altas de violencia contra la mujer, acuñaron esa fecha en honor a las dominicanas Minerva, Patria y María Teresa Mirabal, tres hermanas asesinadas el 25 de noviembre de 1960 por orden del dictador Rafael Leónidas Trujillo, del que eran opositoras. Años más tarde, en 1999, la ONU se sumó a la jornada reivindicativa y declaró cada 25 de noviembre Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, en honor a las hermanas Mirabal.

 

Cada 10 minutos un hombre mata a una mujer que es o fue su pareja en algún punto del planeta, según datos de la ONU. Es la intolerable punta del iceberg de la violencia de género, una realidad cotidiana en todo el mundo. La violencia contra las mujeres, la mitad de la población, ha adquirido dimensiones de una pandemia de efectos devastadores, en un mundo en el que una de cada tres ha padecido violencia física o sexual y donde 200 millones de niñas han sufrido mutilación genital.

Pese al goteo de casos y las cifras —50.000 asesinatos de mujeres a manos de sus parejas o exparejas, según el último informe de la oficina de Naciones Unidas contra la droga y el crimen—, todavía hay países, como Rusia, Canadá, Islandia, Irán o Egipto, que no tienen leyes específicas para combatir el problema. Y en la mayor parte del mundo, la violencia de género, en todas sus variantes, se considera algo que ellas tienen que silenciar o arreglar en casa. En 32 países, no se juzga a los violadores si, por ejemplo, están casados con la agredida o si se casan después con ella.

 

 

 

La violencia de género es un tipo de violencia física o psicológica ejercida contra una persona sobre la base de su sexo o género que impacta de manera negativa en su identidad y bienestar social, físico o psicológico. De acuerdo a Naciones Unidas, el término es utilizado «para distinguir la violencia común de aquella que se dirige a individuos o grupos sobre la base de su género», enfoque compartido por Human Rights Watch en diversos estudios realizados durante los últimos años.