Y el Turno es Para, Amaya

¡SALUDOS, BLUEDREAMERS!

 

Esta semana me tenéis a mí, podéis llamarme May o Crazy Cat Lady (ya veréis por qué). 

 

Cuando me enteré de la nominación no tenía muchas opciones. Ya sabéis lo que dicen de no matar al mensajero. No iba a matar a David. No. Lo primero que hice fue buscar la dirección del culpable. Luego tuve un momento de pánico. Entonces volví a buscar al culpable (Bastet, chica afortunada, voy a tardar un poco en llegar). 

 

Entonces ayer, en un momento de inspiración, decidí que sería buena idea acosar a David con preguntas. Me embarqué en esta loca aventura hace poco y necesitaba un guía. Y él estuvo a la altura *plas plas plas*

 

Creo que la tradición manda que os cuente un poco sobre mí. Así que allá voy (sed pacientes, no soy buena hablando sobre mí misma).

 

Lo mío son los gatos. T.o.d.o en mi vida tiene que ver con esas bellas criaturas. Y las letras. Mi vida se resume en dos palabras: gatos y letras. Os lo explicaré.

 

LA VIDA DE MAY

Hasta los dieciséis años, mis profesores de inglés me odiaban. Sé que todos hemos dicho eso en algún momento. Pero en mi caso era verdad. Creo que estaban un poco enloquecidos y querían despacharme.